Síndrome de intestino irritable


¿Qué es el síndrome de intestino irritable?

El Síndrome de Intestino Irritable es un trastorno digestivo que se caracteriza por la presencia de dolor abdominal asociado a alteraciones del hábito intestinal, ya sea en forma de estreñimiento, diarrea o ambos.

Este síndrome cursa con épocas sintomáticas, alternando con periodos asintomáticos.

En España al menos 3 de cada 10 adultos presentan síntomas compatibles con dicho síndrome (https://bit.ly/37gwJtj). Además, sus molestias tienen una importante repercusión sobre la calidad de vida en quienes lo padecen. Esto es debido a la dificultad con la que se encuentran a la hora de disfrutar de las actividades personales y sociales.

Para el diagnóstico de este síndrome es necesaria la realización de una exhaustiva historia clínica; además el paciente debe cumplir con ciertos criterios concretos. También es imprescindible descartar otras enfermedades y estudiar si los individuos pueden estar tomando fármacos que justifiquen los síntomas.

Para su diagnóstico es necesaria la aparición de dolor abdominal al menos 3 días al mes durante los últimos 3 meses, y que se asocie además a dos o más de los siguientes síntomas:

  • Mejoría tras la defecación.
  • El comienzo se asocia a un cambio en la frecuencia de las deposiciones.
  • El comienzo se asocia con cambio en la consistencia de las deposiciones.

Algunos síntomas que apoyan el diagnóstico del síndrome de intestino irritable son:

  • Frecuencia de las deposiciones < 3 veces por semana o > 3 veces por día.
  • Esfuerzo defecatorio excesivo.
  • Urgencia defecatoria.
  • Sensación de evacuación incompleta.
  • Emisión de moco en la deposición.
  • Sensación de hinchazón abdominal.

Hay diferentes categorías de Síndrome de Intestino Irritable según el tipo de alteración del hábito intestinal y cada una se debe tratar de manera distinta y específica:

  1. Síndrome de Intestino Irritable con predominio de estreñimiento.
  2. Síndrome de Intestino Irritable con predominio de diarrea.
  3. Patrón mixto.

Es importante hacer un enfoque integral del problema, ya que muchas veces los periodos de síntomas debutan a raíz de situaciones de estrés, por lo que el factor psicológico tiene un importante lugar en dicho síndrome.

En estos pacientes son frecuentes las intervenciones quirúrgicas innecesarias como apendicectomía, colecistectomía o histerectomía por una mala apreciación diagnóstica. Sin embargo, para el tratamiento del Síndrome de Intestino Irritable las mejores estrategias son las siguientes:

  1. Reducción del estrés crónico y mantenido mediante ejercicios de alta intensidad (HIIT), mindfulness, yoga, mejora de la calidad y cantidad de vida social…
  2. Dieta rica en probióticos.
  3. Dieta baja en FODMAPs.

El tratamiento nutricional mediante dietas bajas en FODMAPs ha demostrado mejorías en torno al 50-90% de los pacientes, obteniendo mejores resultados que mediante el tratamiento farmacológico y con menos efectos secundarios.

El único problema de este tratamiento es la posible dificultad a la hora de la planificación de dicha dieta. En Nutriendo-T, podemos ayudarte a llevar dicha estrategia de la mejor manera posible con ayuda de profesionales de la nutrición.