¿Por qué engordan las dietas? La opinión de los expertos.


Hacer «dietas» para perder peso en un despropósito.

Sabemos que no funcionan por todas sus limitaciones y sin sentidos.

En este post os traemos la opinión de grandes profesionales de este país.

Os recomiendo seguirlos por redes para seguir ampliando conocimiento.

MARCOS VAZQUEZ

Creador de fitnessrevolucionario.

Las dietas fracasan principalmente porque no satisfacen el apetito ni las papilas gustativas.

Hacen pasar hambre y son aburridas.

Una buena dieta debe combatir ambos problemas.

JUAN REVENGA

Conocido por ser el nutricionista de la general.

No es que «crea» que las dietas engordan, lo sé. Y para ello me baso en los datos estadísticos con los que contamos, uno de los más significativos es este, que observó que entre un tercio y dos tercios de las personas que se someten a la típica dieta restrictiva terminan por alcanzar, en no demasiado tiempo, un peso superior al que tenían antes de la dieta.

Además, y este es un dato especialmente significativo para los profesionales de la salud, los datos con los que contamos no proporcionan una evidencia consistente que ponga de relieve que la dieta sea el motor de mejoras significativas en la salud entre aquellos que las siguen con independencia de las variaciones de peso que se puedan observar en ellos.

Es más, algunos estudios apuntan a que la adopción de dietas en la adolescencia predicen con bastante confianza ulteriores desórdenes alimentarios conducentes al sobrepeso y la obesidad.

Y cuanto antes se empiece en esta «dietética» dinámica, peor… y cuántas más se sigan también peor.

No es que «crea» que engordan, es que sé que lo hacen y que, por tanto, la población debiera cambiar el paradigma erróneo de «como estoy gordo hago dieta» ya que, esta forma de actuar, tan común, lejos de mostrarse como una «solución», es un factor de riesgo que dirige a sus practicantes justo en la dirección contraria a sus objetivos.

Más allá de sesudos estudios científicos, un somero análisis de nuestra realidad nos aboca a la misma conclusión: ¿desde hace cuánto que «hacer dieta» se ha postulado como el gold estándar a la hora de adelgazar?; ¿quién puede levantar la mano y afirmar con datos en la mano que su dieta es verdaderamente efectiva?; si «hacer dieta» es la solución al problema del exceso de peso… ¿tendríamos el problema poblacional que tenemos al respecto de la obesidad? ¿no sabe acaso todo el mundo que «hacer dieta» es la solución?. Pues eso.

ANTONIO SÁNCHEZ OLIVER

 

Dirige Cenutridiez. También conocido por ser el George Clooney de la nutrición.

«La evidencia científica y la experiencia dicen que las dietas en realidad te harán «más gordo y menos sano a largo plazo», surgiendo lo que yo llamo la paradoja de la dieta»

Desprecio la palabra dieta.

En verdad, desprecio lo que la palabra significa en la actualidad, ya que no hay nada malo en la palabra misma, sino todo lo contrario, ya que la palabra deriva del griego diaita, que significa «forma de vida».

Por desgracia, la mayoría de las dietas son cualquier cosa menos una forma de vida. Son espacios de tiempo cortos con un fin que se ve venir, volver a comer como antes.

Esta distinción es lo que me molesta de la palabra dieta, su connotación de solución rápida.

En la mayoría de los casos, cuando las personas se refieren a una dieta, piensan en algo temporal y lo relacionan directamente con una pérdida de peso, no ven más allá, ni en el tiempo ni en los beneficios sobre la salud, y claro, todo lo que es temporal en términos de cómo nos movemos o nos alimentamos tendrá un resultado temporal.

La gente empiezan a darse cuenta que las dietas no funcionan, porque ellos mismos son la prueba viviente.

El yo-yo siempre se balancea hacia arriba. En el fondo, la gente sabe el resultado de una dieta no es más que una visita de vacaciones a una meta que nunca dura.

Las dietas sin duda parecen funcionar, ya que la gente ve las transformaciones rápidas y sentirse mejor como resultado, pero la triste verdad es que las personas que participan en las dietas no mantienen su peso.

«Las dietas» influyen negativamente en los tres aspectos más importantes de tu salud: el fisiológico/físico, el comportamental y el social, generando una mala experiencia global que repercute en esos tres planos a posteriori.

El cambio está en pensar ir hacia un nuevo estilo de vida, haciéndolo a través de cambios pequeños y sostenibles que no sean desagradables.

BÁRBARA SÁNCHEZ

Especialista en nutrición deportiva. Centro Aleris.

Creo que el problema de base es que la gente entiende las dietas como algo finito en el tiempo y para conseguir un objetivo (adelgazar), además de que lo ven como algo negativo.

Si empiezas una dieta o método de alimentación con el objetivo de adelgazar, probablemente esta sea restrictiva y difícil de mantener en el tiempo. Deberíamos plantearnos un cambio en el estilo de vida y en la forma de alimentarnos pero que sea permanente, de esta forma no necesitaremos volver a hacer dieta en la vida.

AITOR SÁNCHEZ

Autor del  reconocido blog  mi dieta cojea. También en Centro Aleris.

«Pienso que las dietas fracasan porque el acercamiento de «dieta» que ha conocido en general la gente está abocado al fracaso.

Si una dieta no es personalizada no permite maximizar la adherencia, y precisamente esta es una de las cuestiones que más determina y predice que una persona vaya a continuar con la misma»

DANIEL GIMENEZ

Daniel Gimenez

Creador del blog sobre nutrición deportiva Nutrisfera

Desde mi punto de vista el principal problema por el cual las dietas fracasan es la adherencia, me explico: podemos “diseñar” la dieta mas perfecta del mundo en cuanto a ajuste calórico, macro y micronutrientes, per de nada sirve si la pauta dietética o dieta que va a realizar un determinado individuo no es atractiva, comida y va a poder realizarla a gusto.

En este sentido sucede lo mismo con las dietas basadas en proteínas (como la Dukan y su “padre» Atkins) en las cuales sistemáticamente se excluyen alimentos habituales en las dietas de las personas.

Con todo ello a la hora de implementar una dieta es vital tener en cuenta todo el entorno del individuo y idiosincrasia: horarios de trabajo, horarios de las comidas, en su caso horarios de los entrenamientos menús habituales en el núcleo familiar, persona o personas que se encargan de cocinar, gustos, preferencias y posibilidades.

De nada sirve implementar una dieta por gramos si el individuo no esta dispuesto a pesar alimentos, de nada sirve poner pescado si el individuo es vegano, de nada sirve sacar del cajón una dieta para el paciente en la primera consulta, de nada sirve ponerlo “tibio” a carnes y embutidos si habitualmente comía frutas y verduras etc…

Por tanto el fin último de una dieta bien diseñada es que el individuo consiga los objetivos pactados con el dietista-nutricionista y que además no tenga ningún problema para adherirse a la dieta sugerida, que le sea cómodo, fácil y apetecible, lo que facilitará sin duda alguna la realización de la dieta y la consecución de los objetivos.

PABLO ZUMAQUERO

Pablo zumaquero

Al frente de CENYS

Entendiendo dieta como una restricción calórica o de grupos alimentarios temporal con objetivo de bajar e peso sin generar educación nutricional, por 2 motivos bien diferenciados.

Psicológico: ver un cambio que debería ser permanente como algo temporal hace que queramos acabar con ese calvario lo antes posible, generando ansiedad y frustración. Como no se aprende nada durante la dieta, al lograr el objetivo se vuelven a cometer los errores de base, volviendo a coger el peso perdido.

Esto genera el pensamiento de que «nunca se va a conseguir bajar de peso y estabilizarse» y la autoculpabilidad. Pero la culpa no es de la persona, es del tratamiento. Esto se repite varias veces en la vida y se generan malas relaciones con la comida. Y así nos encontramos a muchos pacientes. Con una motivación bajísima y una confianza en lograr su objetivo nula.

Fisiológico: cuando pasas por una restricción calórica severa durante un tiempo y luego vuelves a ganar el peso perdido se generan una serie de adaptaciones corporales que hacen que cada vez sea más difícil volver a perder peso.

No sabemos si son reversibles, ni temporales ni cómo ha de ser la dieta o el deporte para que las produzca ni en qué grado se producen, pero sabemos que existen y que pueden llegar a ser muy severas.

Todo esto hace que a personas que ya tienen una mala relación con la comida, que están acostumbradas a conseguir cambios rápidos, que están obsesionadas por su peso,… les resulte frustrante intentar pasar por la quinta pérdida de peso y que encima tengan resultados mucho más lentos que las anteriores.

¡Espero que os haya gustado ! En el próximo post os pondré mi opinión del porque creo que las dietas engordan y la importancia de aprender a comer independientemente del estilo de alimentación que elijamos para solucionarlo.

¡Deja tu comentario y comparte! 🙂