¿Por qué engordan las dietas milagro?


Las dietas milagro no funcionan. Da igual la que intentes seguir. Lo normal es que vuelvas al punto de partida después de un tiempo.

Quiero contarte la realidad sobre ellas. Lo que veo en consulta día a día.

Cientos de personas que fracasan una y otra vez haciendo la dieta de la alcachofa, de la piña, dukan, batidos sustitutivos o la dieta de la vecina del sexto y que al final acuden al Dietista-Nutricionista buscando auxilio desesperados.

Después de recopilar la opinión de los expertos en este post , voy a tratar de resumir en estas lineas el porque pienso que las dietas no funcionan basándome en mi día a día en la clínica, en algunos estudios y en mi propia experiencia personal.

La palabra dieta proviene del griego «dayta»  y su significado no es más que régimen de vida , es decir : hábito saludable.

En nuestros días la palabra “dieta” tiene una connotación negativa. Asociada a hambre, restricción , temporalidad , ansiedad y gurús , las dietas se han convertido en el peor aliado a la hora de perder peso y ganar salud.

Las dietas engordan en el momento que empiezas algo que sabes que tendrá un final.

Si no te ves comiendo así el mes que viene , el año que viene y dentro de diez años , has fracasado antes de empezar

La idea no es hacer algo extraordinario durante un tiempo definido si no hacer de una buena alimentación un hábito ordinario.

No es necesario que cambies en un día. Un proceso de cambio implica tiempo, a veces años.

Después de caer en la misma piedra una y otra vez sabemos que no basta con recurrir a la premisa de «mas suela y menos cazuela» usada hasta la saciedad incluso desde instituciones sanitarias.

Según este estudio los factores que afectan a la perdida de peso están relacionados y son muy diversos : genéticos , económicos, microbiota, hormonas , resistencia a la insulina, saciedad, edad, actividad física…

¿Con tantas variables en la ecuación de verdad piensas que una dieta baja en calorías es la solución?.

No es solo cuestión de calorías

todas las calorias no son iguales

Las calorias importan , pero de donde proceden importa aún más.

¿Es lo mismo consumir 2000 Kcal provenientes de comida basura que de frutas y verduras?

Diversos estudios como este o este nos muestran que el daño metabólico de las dietas restrictivas puede ser irreversible a largo plazo.

A nivel hormonal hacer «dieta» estresa a nuestro cuerpo. Cuanto mayor sean esas restricciones peor.

La restricción calórica es importante para eliminar la grasa de nuestro cuerpo pero debe ser controlada y siempre será mejor obtenerla del ejercicio físico que de la dieta.

Aprender a comer es la solución

Tu ya sabes que la verdura es sana y las palmeras de chocolate no son lo ideal. 🙂

¿ Realmente sabes comer?

Cenar una ensalada o una tortilla francesa no es comer bien.

Comer sano no siempre es sinónimo de comer bien.

Eliminar los carbohidratos o comprar productos sustitutivos de comidas tampoco es la solución.

Seguir la piramide nutricional probablemente te haga flaco favor.

Para aprender a veces hay que desaprender

Esto es lo primero que le propongo a mis pacientes. Empezar de cero.

Estas dietas milagro se detectan fácilmente. Son aquellas que un “ profesional” saca de manera deliberada del primer cajón de la mesa de su despacho aunque también podríamos incluir en este apartado esas dietas super efectivas que se saca tu cuñada de la manga o esa que te susurra el chico del gimnasio para decirte que tiene la dieta definitiva y te vas a poner superbuenorr@.

Lo que esta claro es que suelen tener 2 grandes problemas para una perdida de peso efectiva.

Por un lado la falta de carbohidratos de calidad como cereales integrales o tubérculos que suele generar mucha ansiedad.

Son muchos los mitos que circulan por la red sobre nutrición y este puede que sea uno de los más arraigados en la población. Dedicaremos un post a este tema.

¿Conoces la alimentación de los kitava?

kitava

Son una tribu del Pacífico que se alimentan a base de tubérculos y frutas manteniendo una salud envidiable , un físico extraordinario y sin rastro de las enfermedades de la civilización.Es decir, una dieta compuesta al 70 % de carbohidratos.

¿Crees que si comes un plato de pasta al día pero es a las 22:00 de la noche engordas?

¿Qué quieres perder cuando pierdes peso ?

-Grasa

-Músculo

-Líquido

-Tiempo

-Dinero.

Hay estudios que demuestran que la ingesta de carbohidratos en la cena puede ser beneficiosa para el descanso y que además a pesar de lo que muchos predican los carbohidrato sí son usados durante la noche ya que el cerebro los oxida durante el sueño.

Nuestro cuerpo no se apaga de noche.
Tenemos un gasto calórico durante 24 h en el que se incluye el descanso.

Además la ingesta de estos carbohidratos hace que se dispare la INSULINA, está a su vez ayuda a la liberación de LEPTINA ( favorece saciedad) esto favorece una TASA METABÓLICA alta que reduce la LIPOGÉNESIS ( producción de grasas) y aumenta la LIPÓLISIS

( uso de grasas)

La clave de todo esto está en :

-Personalización de la dieta.

-Cantidad de carbohidratos en función del tipo de deporte o actividad diaria y hora del entreno priorizando la ingesta de carbohidratos en la cena si se entrena por la tarde.

-Calidad del carbohidrato, de la proteína y de las grasas que introducimos en la dieta.

Por otro lado estas dietas del cajón suelen ser dietas muy restrictivas que hacen pasar hambre y difíciles de seguir por ser siempre iguales ( verdura y pollo / verdura y pescado) todo a la plancha por que si te comes un guiso parece que tu cuerpo detecta que el producto pasó por una olla y no por la plancha y decide engordar ( esto evidentemente no es así) .

Es importante NO centrarnos en un alimento concreto y apostar por la personalización de tu dieta.

Tu alimentación debe producirte placer y no frustración.

Ya puede tener el brócoli unos nutrientes estupendos que si no te gusta vas a comerlo con la misma cara que chupándole el sobaco a una paloma :).

NO hay que comer de todo, ni para lo bueno ni para lo malo.

«NO hagas algo extraordinario durante un tiempo definido, haz de una buena alimentación un hábito ordinario».