Etiquetado nutricional [Aprender a leerlo]


¿Sabes leer el etiquetado nutricional de los productos? No te dejes engañar por el envoltorio o packaging de los productos.

En los supermercados nos encontramos un mismo producto de distintas marcas y a menudo intentamos saber cuál nos interesa más.

En este artículo, te enseñaremos a analizar el etiquetado nutricional de los diferentes productos, para que puedas elegir ti mismo/a cuál es el producto que más te interesa de manera objetiva.

Lo más importante a la hora de escoger un producto es saber que aquel que no lleva etiquetado siempre será mejor, es decir, en los productos frescos: frutas, verduras, carnes, pescado, huevos, legumbres…

Para comer realmente saludable debemos pensar: ¿esto estaría al alcance de mis bisabuelos? Si la respuesta es no, seguramente sea necesario pararnos a estudiar detalladamente el producto.

Aquí comienza, esta guía práctica para entender el etiquetado de los alimentos.

Para empezar, debemos reconocer las diferentes partes del etiquetado. 

Aunque éste tiene muchos apartados, para poder diferenciarlos nos centraremos únicamente en dos: la lista de ingredientes y la información nutricional.

Lista de ingredientes

A continuación, vamos a enumerar los puntos clave que debes tener en cuenta a la hora de analizar el etiquetado nutricional de un producto.  

Lo primero que debemos saber sobre la lista de ingredientes, es que cuantos menos ingredientes la abarquen mejor. Lo ideal es elegir aquellos que tengan menos de 5 ingredientes.

Otra de las cosas más importantes es el orden en el que aparecen. No se trata de un orden al azar o de orden alfabético. Aparecen ordenados de mayor a menor cantidad presente en el alimento. Por eso, si en un alimento el azúcar aparece de los 3 primeros en la lista, significará que éste presenta un gran porcentaje de azúcar.

Además, si el primer ingrediente no coincide con el nombre del producto, significará que hay otro ingrediente en mayor proporción, seguramente no muy beneficioso. Por ejemplo: Colacao.

El primer ingrediente en la lista es: Azúcar.

Es importante que tengamos claro que para saber si un alimento lleva azúcares añadidos, éste aparecerá entra la lista de ingredientes ya sea por el nombre “azúcar” u oculto en otros nombres como “jarabe de”, “sirope de”, “jugo de”, “dextrosa”, “fructosa” u otros.

Otra información importante que nos da la lista de ingredientes es la presencia de alérgenos. Éstos deben aparecer de manera destacada, normalmente en negrita o subrayados. 

Información nutricional

La información nutricional es aquella que nos muestra el valor energético del producto y la cantidad de determinados nutrientes presentes en dicho alimento.

¿Qué parámetros encontramos en la información nutricional?

  • VALOR ENERGÉTICO
  • HIDRATOS DE CARBONO

De los cuales azúcares

  • GRASAS

De las cuales saturadas

  • PROTEÍNAS
  • SAL

Todos estos parámetros que encontramos en la información nutricional nos la darán siempre en cada 100g de alimentos. Opcionalmente también pueden dar esta información por ración de “consumo habitual”. Pero hay que tener mucho cuidado con esto, ya que el “consumo habitual” de cada uno será distinto.

Mucho de estos valores de forma aislada no nos aportan apenas información. Por ejemplo, no es interesante conocer las grasas, el azúcar o las calorías sin conocer de dónde proceden, es decir, no tiene sentido mirar los azúcares que aporta un alimento sin mirar previamente en la lista de ingredientes si esos azúcares son o no añadidos al mismo. Por eso, a la hora de analizar el etiquetado nutricional de un producto, siempre será más importante mirar la lista de los ingredientes que la tabla de información nutricional.

Como norma general, un producto será alto en sal de nos aporta más de 1 gramos de sal por 100 gramos de producto; alto en azúcar si presenta más de 5 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto (siempre y cuando sean azúcares añadidos, presente en la lista de ingredientes) y alto en grasa si aporta más de 30 gramos de grasa por cada 100 gramos de producto (no tener en cuenta en alimentos fuente de grasa saludable como aguacate, aceite de oliva virgen, frutos secos…).

Conclusión

En resumen:

  1. Si un alimento no tiene etiquetado será más sano.
  2. Si lo lleva, debemos saber cómo interpretarlo.
  3. La lista de ingredientes es fundamental para conocer qué aporta un producto.
  4. Ver el valor nutricional de un producto que manera aislada no nos será útil para conocer la calidad de este.

¿Quieres aprender más sobre etiquetado nutricional?

En Nutriendo-T, hacemos con nuestros pacientes una educación nutricional, desmintiendo clásicos mitos nutricionales y enseñándoles a leer el etiquetado de los productos en otras cosas.

Solicita tu cita -> 688 90 96 76