Entrenar durante el embarazo en casa


Si quieres entrenar durante el embarazo en casa, es posible. Pero cuidado, si no lo haces bien, puedes poner en riesgo tu salud y la de tu bebé.

Durante estos días, se están viendo en las redes sociales variados entrenamientos. Dichos entrenamientos son impartidos tanto por profesionales del ejercicio y la salud como por personajes públicos (influencers, modelos…). Pero recuerda, aunque ellos lleven un estilo de vida saludable, no son profesionales. Normalmente, son ellos quienes acuden a profesionales que les ayuden tanto con su alimentación como con el ejercicio que practican.


Si estás embarazada y quieres entrenar:

  1. Asegúrate de que lo haces con un profesional especializado. Que sepa entrenar durante el embarazo. (No todos los entrenadores/as, aunque sean profesionales, están especializados en esto).
  2. Ten en cuenta los ejercicios que debes/no debes hacer al entrenar durante el embarazo. Debes conocerlos para no perjudicar ni tú salud ni la del bebé.

¿Qué ejercicios debo incluir al entrenar durante el embarazo?

Los ejercicios que DEBES incluir al entrenar durante el embarazo son los siguientes:

  • Ejercicios de movilidad. Hay que darle especial importancia a la movilidad pélvica (zona lumbar, cintura y cadera). También es de suma importancia, la zona escapulo-torácica (hombros y parte alta de la espalda).
  • Trabajo del suelo pélvico. Entrenar el suelo pélvico durante el embarazo es de vital importancia. Se hará a través de contracciones voluntarias junto con la respiración y activación de la faja lumbo-abdominal. Esa faja son todos los músculos que rodean al bebé.
  • Ejercicios de fuerza adaptados al embarazo.
  • Ejercicio aeróbico. Con esto nos referimos a la actividad cardiovascular sin impacto ni saltos.

¿Qué ejercicios no debo incluir al entrenar durante el embarazo?

Los ejercicios que NO DEBES incluir al entrenar durante el embarazo son los siguientes:

  • Ejercicios que aumenten la PRESIÓN ABDOMINAL. Aumentar la presión dentro del abdomen hace que el suelo pélvico sufra. Con este tipo de ejercicios, también aumenta la posibilidad de diástasis de rectos del abdomen. Esto ocurre en ejercicios abdominales tipo «crunch», donde hay un «enrrollamiento» del cuerpo.
  • Posiciones invertidas. El pino, el perro bocabajo de yoga o toda posición donde la cabeza quede por debajo de la cadera.
  • La posición tendida supina. Es decir, tumbada boca arriba, podría generar la conocida hipotensión supina, en un embarazo avanzado o gemelar, donde el peso de la barriga impide el retorno venoso.
  • Saltos o impactos. Ejercicios de comba, jumping Jacks, saltos al cajón…
  • Los ejercicios de alta intensidad que superen el 80-85% de la FC de reserva. Sin embargo, por debajo de este porcentaje, SÍ se debe hacer.
  • Cualquier ejercicio que pueda provocar una caída.

NOTA IMPORTANTE: La puesta en práctica de ciertos ejercicios, podría poner en riesgo tu salud y la del bebé.
Pero recuerda, no hacer nada de ejercicio durante el embarazo, también es un riesgo.

Desde Nutriendo-T, os recomendamos que en caso de embarazo, acudáis siempre a un profesional especializado.