¿Dolor muscular intensificado en la pandemia?


Generalmente, ¿padeces dolor?, ¿tienes dolores intermitentes o dolores con los que convives?


¿EL DOLOR CON EL QUE LIDIAS DIARIAMENTE O EVENTUALMENTE, SE HA INTENSIFICADO EN ESTOS DÍAS?

Si es así, tiene una explicación compleja, aunque lógica, si se conoce el funcionamiento del dolor en el cuerpo.

Como se viene defendiendo años atrás por numerosos profesionales e investigadores, el dolor es MULTIFACTORIAL.

¿Qué quiere decir esto?

Pues que el dolor no sólo procede de un cambio en el tejido (como un músculo en baja forma o dañado) sino que va mucho más allá.

La experiencia del dolor está construida por creencias, valores, recuerdos, miedos y hasta las relaciones interpersonales. Es decir, que nuestro cerebro está muy implicado en el proceso en el que notamos alguna dolecia. Ya sea el dolor de habernos doblado un tobillo al dolor de espalda que no sabemos por qué aparece, o al dolor tras enfadarte con un amigo.

¿Y qué ocurre ahora para que se intensifique?

Como se ha comentado anteriormente, la experiencia del dolor depende también de la información que recibe y expresa nuestro cerebro. A lo largo de estos días de pandemia, no paramos de recibir información, noticias que no son agradables, situaciones a las que hay adaptarse forzosamente, necesidad de hacer ejercicio físico en casa para mantenerse activo… Todo esto, genera al cerebro un ambiente estresante y poco agradable, que hace interpretar lo que ocurre a su alrededor de una forma más intensificada o negativa.
Sin olvidar además, que estamos pasando muchas horas sentados o tumbados y con una gran falta de movimiento, promoviendo el sedentarismo.

¿Qué podemos hacer para combatirlo?

  1. En primer lugar SER CONSCIENTES de todo esto y APRENDER que el dolor forma parte de un sistema de ALARMA muy complejo de nuestro cuerpo y en muchas ocasiones ALTERADO y que no sólo está relacionado con el tejido (la parte del cuerpo que nos duele), sino con todo nuestro sistema nervioso.
  2. Es necesario perder el MIEDO y la ANTICIPACIÓN al dolor. La forma de AFRONTAR y enfrentarlo importa, y mucho.
  3. Por último e igual de importante es el MOVIMIENTO: esencial para la salud de todos los sistemas y funciones corporales. ESTAMOS DISEÑADOS PARA MOVERNOS, por ello debemos realizar actividad física programada, con objetivos alcanzables y adaptada al nivel y circunstancia de cada uno.

Desde Nutriendo-T te animamos a realizar ejercicio en casa diariamente, de esta manera se reducirá el mencionado dolor.